¿Cómo hacer un examen online?

Cómo hacer un examen online

La pandemia ha traído cambios importantes en la docencia de todo el planeta.

Adaptarse al nuevo marco telemático ha sido imprescindible para que el nivel de exigencia de los exámenes y la calidad de las clases virtuales mantuviera la misma idoneidad.

Asimismo, los servicios de supervisión de exámenes digitales han brotado exponencialmente como consecuencia de la aparición del Covid-19.

En la actualidad, la mayoría de centros educativos hacen uso de plataformas digitales para o bien comunicarse con los estudiantes o bien compartir materiales suplementarios. A ello se suman los exámenes online, que se han visto intensificados por las circunstancias del momento.

En este sentido, es imprescindible por parte de los profesores y centros educativos hacer una valoración de los recursos tecnológicos disponibles por los estudiantes antes de realizar una evaluación digital.

Identificar cualquier tipo de carencia es necesario para asegurar una igualdad de condiciones respecto al modelo de evaluación que se lleva a cabo.

Disponer de una buena conexión a Internet y de un dispositivo con navegador es necesario para realizar un examen online.

Los estudios en modalidad online tienen como ventaja principal, una notable reducción de tiempo y costos, tanto por parte del alumnado como del profesorado.

Para empezar, es importante saber que preparar un examen online para un alumno no entraña más dificultades que la preparación para un examen presencial.

La evaluación de los contenidos es similar porque el temario no ha variado, aunque las metodologías que rigen las dos modalidades de examen sí que son diferentes. 

En primer lugar, elabora un plan para organizar los tiempos de estudio y de descanso. No olvides tener en cuenta el programa de la materia, porque allí encontrarás ciertos criterios de evaluación, así como la bibliografía por unidades.

Además, es aconsejable realizar cuadros comparativos, resúmenes y redes conceptuales, lo cual, te ayudará a preparar mejor el examen. Si la asignatura ofrece simulacros de examen, también es aconsejable que participes, ya que esta práctica te ayudará a manejar el contenido y a conocer qué tipo de preguntas te puedes encontrar.

Otro punto a destacar es la comunicación entre compañeros y compañeras. Hablar con otros y plantear tus dudas puede ayudarte a resolverlas, así como a recordar conceptos que habías olvidado por completo. 

Consejos para realizar un Examen Online

  • Sitúate en un lugar donde nada pueda distraer tu atención. Recuerda que puedes hacer el examen en un ambiente mucho más cómodo y relajado que si estuvieras en una clase presencial, donde se respira tensión por las cuatro paredes.
  • Antes de iniciar tu andadura por el examen, confirma si puedes utilizar recursos externos para hacer el examen. Una ayuda en momentos de tensión puede ser liberador. 
  • Cuando accedas al examen comprueba los criterios de evaluación, el número de ejercicios y la duración de los mismos.
  • Organízate en función del tiempo del que dispones.
  • Lee las preguntas y prioriza las respuestas en función de tus conocimientos.
  • Recuerda que los nervios y la tensión pueden hacer acto de presencia en cualquier momento. Mantén la calma, respira y sigue haciendo el examen. Si lo has preparado como es debido, nada te va a impedir superarlo.
  • Cuando hayas acabado, repasa todas las respuestas: la extensión, faltas de ortografía, que cada contestación se encuentre en su espacio correspondiente, etc.
  • Asegúrate que tu examen ha sido enviado correctamente. Nada duele más que suspender un examen por no haberlo entregado como es debido.

Servicios de Supervisión Digitales

Como hemos mencionado anteriormente, la mayoría de los centros educativos utilizan campus virtuales para comunicarse o compartir materiales con los estudiantes.

Sin embargo, la aplicación de sistemas de evaluación online en España es una de las cosas que más dudas plantea ya que su uso no está tan extendido. En este sentido, entre el profesorado siempre hay cierta desconfianza sobre si los alumnos recurren a trampas para aprobar sin estudiar en los exámenes online.

Uno de los servicios que más está creciendo en Estados Unidos gracias a la pandemia es Examinity, un software de supervisión en línea que proporciona soluciones de autenticación automática. Una de las ventajas que aporta el uso de esta aplicación es que los centros educativos delegan en ella la supervisión de los exámenes, aunque para los estudiantes constituye una fuente de tensión constante debido a la rigurosa vigilancia a la que están siendo sometidos.

En España también existen diversas aplicaciones que se dedican a la supervisión de exámenes de modalidad digital, como Smowl o TestOnline. Esta última permite que el responsable docente decida si cada alumno debe hacer el examen bajo su supervisión o puede hacerlo de manera autónoma.

Aplicaciones como TestWe o EvalBox, ambas francesas, permiten bloquear el software del ordenador para evitar el acceso a terceros en el caso de la primera y disponer de una sistema de algoritmos de análisis de comportamiento para detectar conductas sospechosas en el caso de la segunda.

Sin embargo, este tipo de servicios es poco usado por la comunidad educativa española, aunque empiezan a surgir brotes verdes. 

La última propuesta de la Consejería de Educación se trata de una plataforma para monitorizar los exámenes online que detecta cualquier movimiento anómalo, como si el alumno escribe demasiado rápido o si por el contrario, tarda más de lo estrictamente habitual. Además, puede bloquear el navegador para que el alumno solamente pueda navegar por la página de la prueba.

Huelga decir que la comunidad educativa continúa inmersa en la búsqueda de técnicas que permitan controlar mejor a sus alumnos en los exámenes online, una práctica que se ha visto intensificada con  la llegada del Covid-19.

Principales sistemas de supervisión

Según un informe elaborado por el Ministerio de Universidades, existen tres posibles sistemas de supervisión de exámenes:

  1. Programas que permiten la certificación de la autoría y la vigilancia durante los exámenes a través de técnicas como el reconocimiento facial y el de la voz. Sin embargo, este modo de supervisión es el que suscita más dudas a la comunidad educativa de cara a la privacidad de los datos de los alumnos.
  2. Supervisión online en vivo, que pueden realizar los profesores o una empresa contratada para ello.
  3. Exámenes sin supervisión, donde el alumno entra a una plataforma online con un usuario y contraseña. Este modelo cuenta con menos garantías porque no se controla al alumnado en ningún momento del examen. Pero sí hay metodologías para incentivar que los alumnos no hagan uso de trampas, como evitar preguntas que puedan responderse simplemente memorizando temario, dando prioridad a una reflexión personal, hacer preguntas aleatorias para que cada alumno tenga un examen distinto o limitar el tiempo que se puede emplear en resolver cada ejercicio.

Apuesta por tu futuro con EducaFP. ¿Estudiar o aprender? ¡Tú eliges!

Comments are closed.